Coaching Turístico

Entradas etiquetadas como ‘Trabajo Empleo’

DÍA 21. Coaching gratuito en hostelería y turismo

ahorro

Grandes cosas habrás logrado al día de hoy si has seguido al pie de la letra los consejos y prácticas que te he sugerido en este blog de coaching gratuito en hostelería y turismo. Quizá te sigas preguntando cuándo vamos a entrar en materia de turismo, pero créeme que si no comenzamos a modificar nuestro actuar y pensamientos de raíz, todo lo demás se complicaría.

Al día de hoy ya has comenzado a crear una reserva de dinero al menos para seis meses, y te has acostumbrado a ahorrar el 20% de tus ingresos. El paso siguiente es comenzar a jugar para lograr la independencia económica. No te extrañes por haber mencionado “jugar”. Te garantizo que si en realidad “juegas” comprobarás lo que sucede.

He dejado pasar algún tiempo para mostrar este día 21 del curso de coaching gratuito en hostelería y turismo pues es importante iniciar y terminar con las etapas anteriores que te he estado mencionando a lo largo de este blog. Si no has terminado con las etapas anteriores, esto puede parecerte agobiante, en cuyo caso será mejor que por ahora lo pases por alto, hasta que te sea posible. Siempre podrás comenzar a jugar al Juego de la Independencia Económica.

Tener independencia económica es contar con los medios suficientes como para no tener que volver a trabajar jamás. Es decir, poder vivir con comodidad a causa de lo que genere tu capital. Si decides trabajar es una opción que escoges por puro placer, y no por necesidad. Es un juego que vale mucho la pena. No tienes nada que perder, salvo que todavía tengas algunas deudas. Te recomiendo dar un repaso a los escritos anteriores para lograr cosas mágicas.

El primer paso es darse cuenta de que todos podemos jugar. No es necesario tener grandes sumas de dinero ni grandes ingresos. El segundo paso es decidir la cantidad de dinero que que necesitas realmente para ser independiente. La mayor parte de las personas  tienden a sobreestimar la cantidad y piensan en millones de pesos, pero este juego no se trata de vivir en la opulencia. Viviendo de manera sencilla, puedes hacerlo con el interés de un capital de 2 millones de pesos. A una tasa del 4% anual, te estará dejando intereses de $6,500 pesos al mes. Es igual a un salario promedio en México al 2013. ¿No crees poder tener 2 millones? Haz el cálculo. Si ahorras $4,100 pesos a la quincena, en 20 años podrás tener esa cantidad y dejar de trabajar. Si comienzas a los 20 años a hacer esto, te puedes jubilar sin problema alguno a los 40 años de edad. Conozco mucha gente que paga esa cantidad tan solo en las parcialidades de su auto y su manutención.

Pero lo mejor. En el momento en que te decides a realizar esto, el universo se acomoda y las cosas comienzan a suceder, y las mejores oportunidades comienzan a llegar hacia ti. Pronto descubrirás que surgirán diversos proyectos que te traerán más ingresos, acortando el tiempo para tu plan, o bien, cambiando las expectativas a tu favor.

Otro beneficio de tener dinero extra es que comenzarás a ampliar las fronteras de tu pensamiento como no lo hiciste jamás. Puesto que el pensamiento dirige la acción, es posible que te encuentres con magníficas e inesperadas sorpresas. Por cierto, las empresas que te garantizan hacerte rico rápidamente generalmente no sirven. Las oportunidades y la riqueza se generan a raíz de trabajo duro, constancia y deseos de superación. La palabra constancia es la más utilizada, pero también es la menos aplicada, pues más del 90% flaquean al poco tiempo y de un momento a otro tumban las paredes que tanto tiempo tardaron en construir cuando solamente les faltaba por poner un techo.

Recuerda que reducir los gastos es, por lo general, la manera más rápida de tener mayor capital. La gente suele quedarse fijada en la necesidad de aumentar sus ingresos. Sin embargo, reducir los gastos es más fácil y más rápido que tratar de incrementar los ingresos. Revisa tus gastos fijos importantes, como la renta, las hipotecas, las comidas fuera y los pagos del auto.

No te permitas caer en la trampa de pensar que reducir los gastos es sinónimo de sufrimiento. Por lo general, implica una mejora de la calidad de vida. Si revisas tus hábitos de consumo diario, seguramente comerás cosas más sanas, te enfermarás menos, procurarás caminar en distancias cortas en lugar de utilizar tu automóvil.

Lo bueno de todo esto es que no tendrás que esperar hasta lograr tu independencia económica para comenzar a cosechar los beneficios. Sólo el hecho de saber que realizas una acción constante dirigida hacia tu objetivo, que tienes un programa de independencia económica, reducirá de manera drástica el estrés y la ansiedad que tengas por el dinero.

No tendrás miedo de envejecer y tener que depender de tu familia para que te mantenga y te cuide. Gozarás de calma y seguridad frente a las crisis, sabiendo que cuentas con una reserva de dinero en efectivo. Es esencial si quieres atraer lo que deseas en la vida. Cuanto más dinero tengas, más oportunidades se te presentarán. Tu confianza aumentará porque podrás decir “Quédese con el trabajo” y no preocuparte por el pago de tus gastos mensuales. Los empresarios se interesarán por ti porque no necesitas el trabajo, sino que lo haces porque te apetece. Juega al Juego de la Independencia Económica, nada que perder, todo por ganar.

Sigue al pie de la letra estos consejos y te garantizo que tu trayectoria en hostelería y turismo se verá marcada por una amplia diferencia entre tú y el resto de tus colegas y compañeros, permitiéndote sobresalir de forma tal que liderarás a un gran equipo de trabajo.

 

Anuncios

DÍA 20. Coaching gratuito en hostelería y turismo

¿Cómo pedir un aumento de sueldo?

Antes que nada, es importante aclarar que la libertad financiera no se gana aumentando los ingresos, sino controlando los gastos. Ejercicios que hemos realizado previamente en este curso de coaching gratuito en hostelería y turismo, pero que por supuesto es aplicable en todas las áreas.

Pero hoy te he prometido enseñarte a pedir un aumento en tu salario o bien, aumentar tus ingresos si eres un trabajador independiente. Comencemos por la manera de pedir un aumento. Primero, debes hacer una pequeña investigación para sabe el salario que cobran otras personas que hacen el mismo trabajo que tú en otras empresas. Se puede determinar el salario medio consultando revistas o periódicos. Son datos que se encuentran en organismos públicos, vía Internet u otros medios. También puedes consultar a amigos tuyos que trabajen en otras empresas. NO te sorprendas si descubres que tu salario es menor que la media del mercado. Si, por el contrario, ganas más que el promedio de las personas en tu misma situación, no dejes que eso te impida pedir un aumento. Merece la pena retener a un buen empleado.

aumento sueldo

En segundo lugar, haz una lista de todos tus logros durante los últimos seis meses o un año, y redacta un pequeño informe titulado “Trabajos terminados hasta la fecha”. Se trata de elaborar una serie de argumentos sólidos para probar que mereces el aumento. Utiliza la mayor cantidad de cifras y datos concretos posibles y demuestra que, gracias a la calidad de tu trabajo, has contribuido a la buena marcha de la empresa. Cita los proyectos en los que has trabajado y sus resultados. Por lo general, tu jefe no recordará todos los trabajos que hayas hecho. Cuando piensas que a menudo ni siquiera tú los recuerdas exactamente, es comprensible que un directivo, aunque sea responsable de pocos empleados, no lo tenga demasiado presentes. Un buen sistema que muchas personas utilizan es redactar un informe trimestral de la labor realizada, con copia para su archivo personal. Si lo haces así, tu jefe ya tendrá esos informes como referencia en el momento en que deba evaluar la calidad de tu tarea. Eso sí, al redactarlo, nunca menciones tus fracasos. Es posible que tu jefe haya olvidado que eran de tu responsabilidad, de modo que, por favor no se lo recuerdes. Limítate a mencionar tus logros.

Muchas empresas les piden a sus empleados una autoevaluación. Ten mucho cuidado cuando toques el tema de un posible ascenso o de las condiciones salariales. Deja de lado todo lo que pueda ser un aspecto negativo, porque probablemente la misma empresa lo haya pasado por alto. Es lamentable, pero por lo general las decisiones salariales se toman en función de lo que se percibe y no de los logros reales. No te boicotees. Por otra parte, tampoco quieres dar la impresión de que estás intentando conseguir un ascenso. una manera segura de abordar el tema es mencionar tu área de interés para un desarrollo posterior. Por ejemplo, si trabajas en el sector de producción de la empresa y quieres aprender más sobre ventas, consigna esta área como algo para mejorar y pide que te ofrezcan la posibilidad de hacer prácticas a fin de desarrollar tus capacidades al respecto. Darás así una impresión de profesionalidad.  Las grandes empresas planifican los salarios con tiempo. Por lo tanto, tu jefe evaluará tu aumento de sueldo entre nueve meses y un años antes de que te lo conceda. Una razón más para no esperar al último minuto e informar desde ahora mismo a tu jefe de los resultados de tu trabajo.

En tercer lugar, después de escribir el informe, pídele una entrevista a tu jefe para tratarlo con él personalmente. Aun si tu empresa ya utiliza el sistema de informes trimestrales, no dejes pasar un solo trimestre sin tener la opinión de tu jefe sobre los resultados de tu trabajo. Debes tener la seguridad de que estás en buen camino y de que respondes a las expectativas de la empresa. Si no lo preguntas, ¿cómo vas a saberlo? En caso de que no respondas a dichas expectativas, es mucho mejor saberlo a tiempo, de modo que puedas corregir las cosas. Si es así, registra todos los progresos que hagas a partir de ese momento con respecto a cualquier problema, y entrevístate otra vez con tu jefe para hablarlo y asegurarte de que esté al corriente de la gran calidad de tu trabajo.

En cuarto lugar pide lo que deseas. Si eres ejemplar en tu labor, eso quiere decir que trabaja mejor que el promedio de los empleados. Pedir lo que deseas te colocará en una categoría especial, dado que la mayoría de las personas temen pedir un aumento. en un momento dado, tu jefe tendrá una suma de dinero disponible para repartirla entre los componentes de su equipo. ¿Quién crees que tendrá mayores posibilidades de lograr una parte sustanciosa? La persona que lo ha pedido con ayuda de buenos argumentos, incluso frente a otra que también hace un buen trabajo, pero que no se mueve para que se lo reconozcan.

Bien, estos consejos son válidos para pedir un aumento. Pero ¿qué pasa si trabajas por cuenta propia? En ese caso, existen muchas formas de aumentar los ingresos. La primera y la más sencilla es reducir los gastos, pero puesto que ya lo has hecho gracias a este curso de coaching gratuito en hostelería y turismo, lo más adecuado sería aumentar tus tarifas o porcentajes. Aconsejo generalmente a mis seguidores que vayan hasta donde el mercado lo permita y aumenten sus porcentajes cada año o cada seis meses, según el tipo de negocio que tengan. Para hacerlo, es necesario que mejores continuamente tus servicios, de modo que ese aumento convenga a tus clientes. O bien, puedes mantener los honorarios en el caso de los clientes que ya tengas y aplicar el aumento a los nuevos. Una vez más, tus decisiones dependerán del tipo de negocio que tengas, de los precios del mercado y del nivel de servicio que ofrezcas.

Otra solución es el pluriempleo o las famosas MFI (Múltiples fuentes de ingresos). Puede ser una excelente manera de aumentar tus ingresos y al mismo tiemo experimentar un campo de actividad distinto. El pluriempleoo o las MFI pueden constituir una forma segura de probar otro campo de interés, trabajando a tiempo parcial en lo que te interesa. Eso sí, ten cuidado y no exageres. Si dedicas demasiado tiempo a tu actividad secundaria, eso puede terminar afectando a la calidad de tu trabajo estable. Tu trabajo en otra actividad puede crear incluso un conflicto de intereses y podrías poner en peligro tu trabajo actual.

¿Cómo encontrar otras formas creativas de aumentar tus ingresos? Quizás uno de tus pasatiempos te podría ofrecer una cierta entrada de dinero, si utilizas tu creatividad. Por ejemplo, si eres una gran bailarina, puedes dar clases; lo anterior aplica para los guitarristas, deportistas, o en mi caso, en redactar blogs. Si, efectivamente, este blog en el cual escribo consejos y artículos, es otra fuente de ingresos, pues soy creyente de las MFI. Te he contado en ocasiones anteriores que soy propietario junto con mi esposa de una agencia de viajes con venta tradicional y on-line, soy docente de turismo y también networker.

Organízate bien y ordena tu tiempo. Seguramente encontrarás una fórmula adecuada para tus necesidades, tus capacidades e intereses. Si quieres alternativas, a un lado de este artículo encontrarás opciones a las que me estoy dedicando. Toda la publicidad contenida en este blog me genera ingresos. Anímate!!

banner GVO

Nube de etiquetas