Coaching Turístico

Entradas etiquetadas como ‘felicidad’

DIA 18. Coaching gratuito en Hostelería y turismo.

En nuestra sociedad basada en el consumo, es fácil olvidarse de que el dinero no compra la felicidad. En este día de coaching en hostelería y turismo, abordaremos a profundidad este tema. Las últimas investigaciones prueban que puede ser aun peor de lo que imaginamos. Alfie Kohn, en su artículo “In Pursuit of Affluence at a High Pirce” (El alto costo de conseguir la opulencia), que salió publicado en el New YOrk Times, escribe: “No sólo se ha demostrado que poseer cosas es insatisfactorio, sino que aquellas personas que consideran la opulencia como una prioridad en su vida, suelen tener por término medio un nivel de bienestar más bajo que los demás”

Los investigadores en psicología citados en este artículo afirman lo siguiente “La búsqueda de objetivos que son reflejo de necesidades humanas genuinas, tal como querer sentirse conectado con los demás, resulta ser de mayor beneficio psicológico que pasarse la vida tratando de impresionar a otras personas o de acumular ropa de última moda, artilugios elegantes y dinero para comprarlos. Esta última búsqueda apunta a utilizar la compensación material para resarcirse de las carencias afectivas”

disfrutar de la vida

“Cuanto más ahínco ponemos en buscar la satisfacción en los bienes materiales, menos la encontramos[,,,] Esa satisfacción tiene una vida muy corta, es fugaz”

Estas palabras dan cuenta de razones suficientes para abandonar los objetivos materiales y concentrarse en el desarrollo de vínculos afectivos, así como en la tarea de mejorar como ser humano. Esa es, exactamente, la esencia de este programa de coaching turístico. No obstante, para comenzar a descubrir otras fuentes de gratificación, de mayor vitalidad y profundidad, quizá necesites tomar algunas decisiones drásticas destinadas a romper tu costumbre de ir de compras.

Una de las maneras más rápidas de cortar con el hábito de gastar en exceso es hacer un ayuno de dinero. También podríamos llamarlo un ayuno de gastos. No gastes nada durante treinta días. NO hagas compras de ninguna clase, excepto las indispensables, como el papel higiénico, la pasta de dientes, los alimentos, etc. Evita toda otra compra. Si quieres , haz una lista de lo que desees comprar, pero durante este período de treinta días, NO COMPRES NADA. Trata de ir al supermercado sólo una vez a la semana, y no compres chicles ni una revista a la salida. Lo mejor es que, antes de comenzar el ayuno, ya hayas adquirido lo necesario para ese mes. Si necesitas hacer un regalo para un compromiso social, como una boda o cumpleaños adquiérelo de antemano. De esa forma evitarás entrar a una tienda.

A menos que tu situación económica sea muy difícil, conserva la asistencia y otros ayudantes que tengas. Al primer signo de estrés financiero, corta también con esos gastos y te sentirás mucho mejor. Una vez que la situación haya mejorado, siempre puedes contratarlos de nuevo. No merece la pena vivir al límite.

Una agente de viajes y madre de familia con tres hijos llamada Sofía, tenía afición por las compras. La idea de seguir un ayuno de dinero la intrigaba. Era todo un reto. La hostelería y el turismo son actividades donde precisamente se tiene la opción de hacer de las compras un deporte. ¿Podría vivir un mes sin gastar dinero? Una decisión como esta puede representar un progreso enorme para una persona que necesita comprar con regularidad. Cuando se decidió a hacer el ayuno, comprendió que gastar es una manera rápida, pero no necesariamente creativa, de solucionar los problemas. Gastar es una costumbre que fácilmente se convierte en una adicción.

Sofía cumplía rigurosamente son su ayuno. No gastaba dinero, y descubrió una riqueza de recursos que hasta entonces ignoraba. No podía tomar taxi para ir a trabajar, de modo que tuvo que tomar el transporte colectivo para llegar a su oficina. Descubrió que hacía media hora menos de trayecto y ahorraba casi un 70% del monto invertido diario para su transporte.

Como no podía comprarle a sus hijos los alimentos empaquetados que solía comprarles, ideó un menú más nutritivo y económico para ellos. En lugar de darles dinero para tomarse una soda, les preparó agua de sabor que ellos agradecieron y con el dinero que ya no gastaban comenzaron a llenar una alcancía. En lugar de salir con su marido al cine y a cenar, hacía unos bocadillos y paseaban por las lindas calles del centro, y vislumbraron una opción más de diversión en lugar de ir siempre al centro comercial.

El ayuno de dinero permite a las personas entrar en contacto con los placeres simples de la vida, que tienen una gran riqueza. Descubren todo tipo de actividades gratuitas y maravillosas que de otra manera no se conocerán jamás, y lo más importante, desarrollan su capacidad creativa. De hecho es tan ameno, que muchas personas optan por tomarse al año, hasta cuatro meses de ayuno de dinero. Aplícalo y te garantizo que pronto podrás incluso invertir en negocios inteligentes que te permitirán tener una vida más tranquila y un flujo de dinero constante. Es cosa de ser creativo y abrirse a nuevas formas de pensamiento. Mañana continuaremos con este coaching en hostelería y turismo que espero estés siguiendo y sobretodo disfrutando.

 

banner blog

Anuncios

Nube de etiquetas