Coaching Turístico

Entradas etiquetadas como ‘fase paradigma-sistema de turismo’

FILOSOFÍA DEL TURISMO. FASE PARADIGMA-SISTEMA DE TURISMO

Previamente hemos explicado la necesidad de un enfoque filosófico en el estudio del fenómeno turístico. Con base en la publicación de Alexandre Panosso hemos analizado una de las tres fases en que se ha dividido el estudio del turismo, a saber: fase pre-paradigmática, e hicimos un breve resumen del concepto de la teoría de sistemas aplicada al estudio del fenómeno turístico.

En esta ocasión recordaremos las aportaciones de los estudiosos del turismo que pertenecen a la fase “paradigma-sistema de turismo”, quienes lograron introducir la teoría general de sistemas en los estudios turísticos.

NEIL LEIPER

Comenzaremos por citar a Neil Leiper, quien dice que las definiciones de turismo pueden dividirse en tres grupos: económicas, técnicas y holísticas. Las definiciones holísticas, por ser las que ofrecen una visión más completa del objeto de estudio, permiten el estudio multi e interdisciplinar y son las más aceptadas por la comunidad internacional. La búsqueda de esta visión completa, multi e interdisciplinar, fue en sí lo que llevó a Leiper a proponer el enfoque sistémico para el estudio del turismo.

El sistema de turismo de Leiper está compuesto de tres elementos:

* Turistas: son los actores del fenómeno turístico

* Elementos geográficos: se dividen en región generadora de turistas, región de ruta de tránsito de los turistas y región de destino de los turistas.

* Industria turística: son las empresas y organizaciones que ofrecen sus productos y servicios a los turistas.

Cada uno de los elementos del sistema turístico de Leiper interacciona no sólo para ofrecer su producto turístico, sino también en términos de transacciones e impactos.

El sistema turístico de Leiper, según Panosso, es de fácil comprensión, ya que abarca gran parte de las facetas del fenómeno y puede aplicarse a pequeña, mediana o gran escala.. Además, su sistema fue uno de los primeros sistemas presentados a la comunidad científica y desde 1979 ha sido perfeccionado tanto por su autor como por otros estudiosos del turismo.

ALBERTO SESSA

Sessa es un italiano líder de un grupo de investigadores que estableció el enfoque sistémico para el estudio del turismo. Durante la década de 1980 y parte de 1990 Italia, a través de Sessa, fue el centro de los estudios sistémicos del turismo.

Para Sessa, la manera de estudiar turismo sólo desde la vertiente económica ha cambiado desde 1970. Él afirma que, a pesar de ser una propuesta reduccionista, el enfoque económico ha tenido su aspecto positivo, pues permitió darse cuenta de la imposibilidad de comprender el turismo en su totalidad y su unitariedad. De esta manera surgió la necesidad de un estudio  más amplio del turismo, dando lugar a la teoría de sistemas aplicada al turismo.

Panosso explica que, según Sessa, en el turismo la ciencia de los sistemas es un sistema socioeconómico, de acuerdo con procedimientos lógicos y planeados que establecen las interconexiones e interacciones que existen entre ese sistema, la organización que él determina, sus conductas y sus objetivos. En este enfoque sólo se citan dos vertientes, la económica y la social, pero también existen los aspectos ambiental y cultural.

MÁRIO CARLOS BENI

Investigador sistémico del turismo, el brasileño Beni presentó su tesis doctoral en abril de 1988 y la publicó bajo el título Análisis estructural del turismo. Es importante resaltar aquí su visión acerca del establecimiento de una epistemología y con ello, de una teoría del turismo.

Beni considera que el turismo puede convertirse en una ciencia; afirma que a pesar de que el turismo se vale de los métodos de análisis de otras ciencias, su objeto de estudio es propio y se sitúa más allá de todas ellas, ya que las toma, las incorpora y las transforma.

La propuesta de Beni es que se vea al turismo como un sistema compuesto de tres conjuntos: el conjunto de las relaciones amibentales (con los subsitemas ecológico, social, económico y cultural), el conjunto de la organización estructural (con los subsistemas superestructura e infraestructura) y el conjunto de las acciones operacionales (con los subsistemas mercado, oferta, demanda, producción, distribución y consumo).

Beni considera que es importante ampliar la discusión sobre el establecimiento de bases sólidas para la interpretación crítica del turismo. Basado en autores contemporáneos, propone la visión sistémica para estudiar este fenómeno. Su propuesta, denominada sistema de turismo no se constituye en una cientifización del turismo, sino en un instrumento para que los investigadores continúen con los estudios referentes a este tema.

ROBERTO C. BOULLÓN

Boullón ha destacado en el área sistémica del turismo; su primera formación es de arquitecto. La propuesta que presenta como metodología influyente en la especialidad y regionalización del turismo se ha utilizado en varios destinos de América Latina.

Para Boullón, el turismo no es ni una industria ni una ciencia. Señala que “no existe una única versión explicativa del sistema turístico, lo cual no significa que haya muchos sistemas, sino sólo uno con varias facetas” Para este autor, el turismo puede analizarse con tres modelos: oferta-demanda, antropológico social y turismo industrial.

Imagen

Otros autores explicaron el turismo mediante la teoría general de sistemas, y aquí nos hemos basado en la propuesta de Alexandre Panosso para citar a algunos, ya que considera que los autores señalados permiten una comprensión del sistemismo aplicado al turismo.

Panosso también nos muestra sus conclusiones acerca del sistemismo para el estudio del fenómeno turístico. Señala que después del análisis de estas teorías sistémicas, se considera que el turismo sí puede ser estudiado mediante el sistemismo, pues su gran mérito, como ya se ha dicho, es la posibilidad de una visión total del objeto de estudio.

La teoría de sistemas aplicada al turismo es, en si misma, una descripción de algo ideal que debería ser como la teoría lo prevé. Pero se sabe que en los fenómenos sociales y en el turismo como acción y comportamiento humano no existe un grado confiable de previsibilidad. Así, los modelos sistémicos del turismo, como los aquí analizados, se consideran modelos formales, capaces de dar una noción general de lo que es el fenómeno, pero no son capaces de explicar las características de cada sistema, ya que los conceptos de entrada, salida y realimentación (input, output y  feedback, respectivamente) fallan en la concepción y análisis, por ejemplo, de la influencia de la cultura y las motivaciones subjetivas de los turistas.

Panosso termina con una suposición que incita a investigar más: “Tal vez […] el turismo pueda ser visto como subsistema de un sistema más grande, como el económico o social, pues de no ser así, el análisis podría estar reduciendo el turismo a un solo campo del conocimiento. Por ejemplo: el modelo sistémico considera la cultura como un subsistema, como un elemento separado del propio turismo. Sería mejor no separar el elemento cultura del elemento turista/turismo, ya que la cultura (valores, idioma, modo de ser, nivel escolar, experiencias anteriores) es lo que lleva al individuo a transformarse en turista.

 

 

 

 

banner blog

Anuncios

Nube de etiquetas